Wilson es una marca puntera de padel que siempre lanza, en verano, algún modelo nuevo de pala de padel. Y hoy estamos de enhorabuena, pues lo que traemos no son uno, sino dos modelos nuevos de Wilson Blade, una de las palas de padel más usadas del circuito profesional.

Con sus cien años de historia, Wilson no deja de sorprendernos con palas que mejoran las prestaciones de sus anteriores modelos: vamos a descubrirlas!

reserva pista de padel

Un comentario sobre el diseño

Antes de ponernos manos a la obra con los detalles de las palas, merece la pena echar un vistazo a su diseño. Palas negras o blancas con toques verde flúor. Wilson, como siempre, se muestra una marca reconocible también por sus líneas grises. Las dos palas que presentamos tienen colores opuestos. Ambas son de alto nivel, como veremos, y cada una se especializa en algo. Pero en cuanto al diseño: extrema elegancia.

Wilson Blade Blanca

Esta pala ofrece un estilo de juego polivalente. Su forma, tipo lágrima oversize. Para poder controlar bien esta pala es necesario que el propietario tenga ya un nivel alto de pádel. De lo contrario, es posible que le cueste dominarla. Su material, íntegramente, es el carbono. Su núcleo tiene además foam, por lo que la pala acaba siendo extremadamente ligera (eso es lo que la hace difícil, aunque parezca paradójico).

Se recomienda mucho a jugadores que tienen probabilidades de sufrir epicondilitis. Dispone, además, de caras rugosas

Wilson Blade Negra

Por otro lado, Wilson ha sacado el modelo negro de su gama Blade. Se trata de una pala que pesa, ojo, sólo 360 gramos. Eso permite una alta potencia en cada golpe. Además, como suele ser el caso de Wilson, se trata de una pala muy equilibrada y manejable. De carbono y con núcleo de EVA para beneficiar a nuestras articulaciones.

En esta pala destaca la tecnología Tri-Hex Grip. Básicamente, logra mejorar el control de la bola. Las caras de la pala son rugosas para lograr mejores efectos de liftado, volea, etc. No todas las palas tienen esas rugosidades.