A diferencia de otros deportes, en los que los árbitros siempre cumplen sus mismas funciones en cada partido, en el caso del pádel, dependiendo de si se trata de un partido profesional o amateur, varía la el tipo de arbitraje que se utiliza según el reglamento de pádel.

Eso sí, cabe aclarar que las normas de pádel básicas siguen siendo siempre las mismas a pesar de la modalidad, el torneo y arbitraje.

reserva pista de padel

Activos o pasivos según el caso

En el caso de que se decida utilizar arbitraje activo —que es el más común en competiciones profesionales— los jueces se encargan de cantar las faltas, los puntos, determinar si hubo mal saque, o lo que es lo mismo: velar por el cumplimiento de las normas.

Por otro lado, cuando el arbitraje es pasivo, en ese caso, los jugadores, aunque en la cancha sean rivales, son los que se encargan de velar porque se respeten las reglas.

Es decir, por un lado en los partidos y torneos amateur los propios jugadores son los que cantan las decisiones y los puntos (hay que ser justos con la otra pareja, aunque a veces no viene mal un poquito de picardía).

Sin embargo, en los torneos profesionales hay un juez de silla que puede intervenir en siete acontecimientos principales: saque malo, let, que la pelota toque la valla, doble bote de la bola, un golpe antirreglamentario, que un jugador toque la red o detener el partido porque uno de los jugadores sufra molestias físicas.

 

Un árbitro sentado en una silla

Cuando de profesionales se trata —Solo en torneos que puntúan para el ranking y en el WPT— un árbitro permanece sentado en una silla, atento ante cada jugada, como ocurre en deportes como el tenis. En ocasiones podemos ver este tipo de arbitrajes en torneos de menor importancia, pero no es obligatorio.

Si de España se trata, los reglamentos de pádel de la Federación Española establecen que en toda final del Campeonato de España y torneos internacionales, es de carácter obligatorio la presencia de un árbitro de silla.

 

Carácter organizativo

Más allá de impartir justicia activa o pasivamente durante los cotejos, a los árbitros de pádel también les toca desempeñar otro tipo de funciones cuando se trata de competiciones profesionales.

Entre las distintas tareas que tienen que cumplir destaca el hecho de determinar si se puede jugar (por distintos factores como luz, horarios, humedad, previsión de lluvias…), si la pista está en condiciones óptimas para el partido, comprobar la presión y estado de las pelotas y hacer el sorteo de pistas.

 

Solo o en parejas

Otra característica del pádel, dependiendo de la competición, es el hecho de que puede darse el caso de que haya un árbitro único, sobre el cual reposen entonces todas las decisiones, punto por punto, que se van produciendo a lo largo de un compromiso determinado.

En caso de que se decida que haya un juez principal y otro auxiliar, según el reglamento de pádel el criterio del primero siempre va a ser el predominante.

No obstante, el auxiliar, como su propia función indica, sirve para dar un segundo punto de vista sobre las incidencias que van apareciendo durante un partido.

Para evitar discusiones entre ambos, además de tener que guiarse ambos por el reglamento de pádel oficial, por lo que la duda solo puede estar en si una bola ha sido buena o mala, el principal siempre decidirá en caso de duda.

 

¿Qué tiene que hacer para ser árbitro bajo el reglamento de pádel?

Conociendo los distintos tipo de arbitraje que hay en el pádel, en la actualidad hay diversas federaciones en varias provincias de España que brindan cursos para los que estén interesados en vivir este maravilloso deporte de cerca, pudiendo llegar a convertirse en profesionales.

Como sucede en regiones como Galicia, Aragón o Navarra, basta con llenar los formularios correspondientes en sus páginas web, y posteriormente realizar los pagos que en ellas aparecen.

De hecho, se puede optar por distintas licencias para varias categorías, con la ventaja de que por tratarse de cursos federados, dan acceso a competiciones organizadas y profesionales, teniendo alcance más allá de clubes o pistas ubicadas en diferentes comunidades de España.

 

¡A jugar al pádel!

Independientemente del tipo de arbitraje, un partido es un partido y a los jugadores que quieren jugar a pádel eso no les importa mucho. Bien sea con fines de entretenimiento o para entrenarse con el objetivo de mejorar su juego y su calidad, en España existen cientos de clubes que tienen sus puertas abiertas para recibir a los que quieran probar suerte con la pala.

Gracias a Playtomic, ahora puedes reservar pista en más de 500 clubes por toda España con tan solo 3 clics.