Seguimos con el repaso de las principales posiciones en el fútbol. Hoy nos fijaremos en una pieza clave de la defensa: el central. Por lo general, esta figura ocupa la última línea de la defensa y se ocupa precisamente del centro (suele hacerlo con uno o dos compañeros también centrales). Vamos a repasar las características básicas de todo buen central.

reserva pista de padel ahora

Qué debe dominar un buen central

Para empezar, debe ser alto y robusto en el juego aéreo. También preciso en el robo de balones. A su vez, se precian mucho los centrales que tienen salida con el balón, pues esta suele ser una posición esencial para empezar a armar el ataque.

Otro factor importante de todo central es sin duda la velocidad. Con ella, ocupará los espacios más rápidamente y podrá reaccionar. Por lo que debe combinarse con un buen juego posicional.

En el juego con balón, suele recibir del portero y combinar con el mediocentro u organizador. Si es bueno con el pie, puede abrir juego a la banda. Sin balón, se repliega rápidamente en defensa zonal o posicional. Los centrales, al ser muy altos y con buen juego aéreo, suelen ser piezas claves de las jugadas a balón parado, tanto en ataque como en defensa. Con especial atención a los córneres.

Algunos centrales famosos

Muchos son los centrales que han marcado un hito por su personalidad y juego. En la actualidad del mundo del fútbol tenemos en España a dos de los mejores centrales del mundo, ambos muy buenos en el toque del balón: Sergio Ramos y Gerard Piqué.

Luego, a lo largo de la historia se han visto muchas grandes figuras, entre las que destacan los emblemáticos centrales italianos: Chiellini, Cannavaro, Maldini… Y yéndonos ya hacia el pasado, no pueden olvidarse Carlos Gamarra, Laurent Blanc o Jaap Stam (curioso central holandés).