En la vida del deportista de élite han de realizarse muchos sacrificios y, sobre todo, renunciar a muchos caprichos que por tentadores que parezcan, afectan a su rendimiento. En un mundo donde cada detalle cuenta, aprender a cómo seguir una rutina de alimentación deportiva adecuada es fundamental para lograr los resultados que deseamos, y mantener un nivel de energía suficiente.

Hay que tener en cuenta que la alimentación es la gasolina que mueves nuestro cuerpo y hace funcionar nuestro organismo, por lo que hay que entender muy bien qué aporta cada cosa que le metemos al cuerpo, para cuidarlo de la forma adecuada.

En este sentido, no descubrimos nada nuevo diciendo que no existen dietas mágicas y, que lo único que realmente funciona, es saber seguir una rutina equilibrada y constante en el tiempo. Aprender a comer de manera equilibrada garantiza resultados a largo plazo, tanto en el ámbito deportivo como de la salud.

Es importante llevar un seguimiento y control, ya que cuando comemos mucho, nuestro cuerpo pesa más, y somos más lentos, mientras que al comer poco y cuando no toca, realentizamos el metabolismo, y este se acostumbra a los malos hábitos, por lo que en cuanto comemos un poco más de la cuenta, nuestro organismo lo absorbe todo.

reserva pista de padel

La mejor alimentación deportiva consiste en una dieta equilibrada.

Por lo tanto, la solución no pasa por comer un número determinado de calorías del que no pasarse nunca. Para nada, como para todo en la vida, la cuestión es saber ser responsable. Hay que saber compensar, y entender que cada cosa tiene su momento, por ello si están en medio de un torneo, no puedes comerte media tableta de chocolate, del mismo modo que en los meses de descanso, no tienen por qué seguir una dieta tan restringida en grasas  carbohidratos.

Es muy positivo fijarse una cantidad semanal de calorías, mediante la cual, según el ejercicio que vayas a hacer cada día, tus sensaciones y tus necesidades, comas un poquito más o un poquito menos de la media asignada a cada día, compensando unos días con otros.

Lo que sí es muy importante, es hacer un seguimiento y control de los gramos que se comen de carbohidratos, grasas y proteínas, los 3 grupos de nutrientes básicos. ¿Por qué? Porque cada uno tiene una función básica, y el equilibrio entre los 3 es fundamental para estar en una estupenda forma física.

En lo relativo a cómo se debe comer para seguir una buena alimentación deportiva, destacar que las comidas copiosas son las principales enemigas, porque no se digieren bien en una sola digestión y se quedan almacenadas en el organismo. Eso provoca la falta de hambre y sensación de hinchazón, por lo que se hacen menos comidas al día y se realentiza el metabolismo. Por otro lado, Las pequeñas y frecuentes mejoran el estado  del índice metabólico, porque se hacen más digestiones de comidas pequeñas, optimizando la absorción de nutrientes y acelerando el metabolismo.

En el ámbito deportivo, es necesario hacer un mínimo de 5 comidas al día, aunque siempre es mejor repartirlo más y hacer 6 comidas. Además es importante hacer las comidas más copiosas 3-4 horas antes de los entrenamientos y partidos, y no dejar pasar más de 4 horas entre comidas.

Las comidas pequeñas que realizamos entre entre el desayuno , el mediodía y la cena, nos ayudan a recargar los depósitos de energía y optimizar la nutrición deportiva, llegando además con menos sensación de hambre a las comidas importantes.

 

Distribución de la alimentación deportiva a lo largo del día.

Desayuno

Es fundamental ingerir un desayuno muy completo, porque nos aporta energía para todo el día. Además, como lo realizamos justo al despertarnos, tenemos todo el día para quemarlo, así que es cuando más calorías podemos ingerir sin preocuparnos. Ahora bien, si nos acostumbramos a tomar muchos azúcares durante el desayuno, caemos en el riesgo de sufrir los conocidos como bajón de azúcar, ya que el cuerpo cada vez pedirá más. Por ello, el desayuno debe ser equilibrado, combinando hidratos, proteínas, lácteos y grasas saludables. Alimentos muy recomendables son la fruta, café o té con leche baja en grasa o vegetal y cereales o tostadas de pan integral con pavo o queso bajo en grasa.

Comida

Es el momento donde debemos ingerir la mayor cantidad de hidratos, combinándolo con proteínas y grasas saludables que nos aporten la energía necesaria. El arroz y la pasta integral o las ensaladas nos aportarán hidratos, la carne y el pescado proteínas, mientras que los frutos secos o alimentos como el aguacate, tienen una gran cantidad de grasas saludables.

Cena

Es importante que las cenas sean ligeras, porque en unas pocas horas nos iremos a dormir, y el cuerpo debe haber realizado la digestión correctamente. Por ello, además, es importante cenar pronto para darle el tiempo suficiente al organismo a realizar su trabajo. Las verduras con algo de carne o pescado, junto con los huevos, son lo más recomendable.

Tentempiés

Diferenciemos entre tentempiés y picar entre horas: lo primero, consiste en un pequeño almuerzo y la merienda, mientras que lo segundo, supone comer bollería o comida poco saludable media hora antes de comer. Las primeras, son fundamentales, las segundas, veneno. Podemos comer un yogurt, una pieza de fruta, frutos secos… Cualquier alimento con bajo nivel calórico que nos ayude a aguantar.

 

En definitiva, hay que cuidar todos los aspectos externos al juego, porque al final, ante jugadores con un mismo nivel, son los que acaban por marcar la diferencia en términos de resistencia y potencia. ¡No lo olvides la próxima vez que reserves tu pista de pádel con Playtomic!