El revés es uno de los golpes más complicados del pádel, y hay que tener mucha paciencia para poder dar un buen golpe usando esta técnica sin enviar la pelota a la estratosfera. Por eso, te recomendamos que primero practiques otros golpes mucho más básicos como, por ejemplo, el saque.

Pero antes de continuar… ¿qué es realmente el revés? Es un tipo de golpe que se utiliza para atacar al rival y obligar a que se desplace por la pista. Para poder realizar correctamente el revés en pádel, lo más importante es la posición que deberá adoptar tu cuerpo.

reserva pista de padel ahora

 

Cómo ejecutar un buen revés de pádel

  1. Analiza la jugada: tienes que elegir el momento idóneo para poder llevar a cabo el ataque. Por eso, párate, analiza el comportamiento del otro jugador, y prepárate para recibir la pelota y después golpearla tú.
  2. Posición inicial. Antes de golpear del revés, tendrás que esperar a la pelota con los pies paralelos en línea con los hombros. Y a su vez las piernas ligeramente flexionadas. La raqueta tendrás que sujetarla bien de forma que esté alineada con la cintura. Tal vez esta postura te suena, ya que es la más común en pádel. La diferencia a otras jugadas viene ahora, en la tercera fase.
  3. Armado: tienes que ir girando los hombros y el pie contrario, el derecho, se mueve hacia delante.
  4. Impacto: llega el momento de golpear la pelota con fuerza, a la altura de tu hombro aproximadamente. Poco a poco, conforme se vaya desarrollando el golpe, tendrás que ir echando hacia atrás el brazo izquierdo. Para así no perder el equilibrio y ganar mayor amplitud en el golpe.
  5. Dirección: para que la pelota tenga un buen impacto tendrás que apuntar la raqueta hacia donde desees que caiga. Sin mover en ningún momento los hombros para que no se descontrole el movimiento y la pelota siga la dirección que tienes en mente.

Aquí te dejamos un vídeo que te servirá para visualizar mucho mejor estas fases.

Nota para nuestros lectores zurdos: debéis seguir exactamente los mismos pasos pero al revés.

 

Cómo coger la raqueta para hacer un revés en pádel<

Cómo coger la raqueta es uno de los aspectos más importantes para poder hacer un buen revés en pádel. Y es que si esto no lo haces correctamente, por mucho que tengas en cuenta el resto de recomendaciones, no lo conseguirás.

El nombre que recibe la forma de coger la raqueta cuando se quiere golpear con un revés es “este del revés”. Para poder cogerla de esta forma, tendrás que coger la raqueta con la mano dominante (que por cierto, se llama “empuñadura continental”). La otra mano tendrás que colocarla en el corazón de la pala (esto también se explica en el vídeo anterior). Después, como hemos explicado, tendrás que colocarla a la altura de la cintura con la cabeza de la raqueta hacia delante.

 

Tipos de revés en pádel

Existen dos posibilidades: coger la raqueta con una mano o con las dos. Cuando se empieza a jugar a pádel, lo normal es realizar el revés con una mano. Pero conforme se va cogiendo práctica y el jugador se va sintiendo más seguro consigo mismo durante el juego, acaba optando por usar ambas manos, ya que su golpe tendrá mucha más fuerza.

De todos modos, cada opción tiene sus ventajas y sus desventajas. En primer lugar, coger la raqueta con una mano te permitirá cazar las pelotas más abiertas, pero al mismo tiempo tendrás menos control sobre el movimiento, y menos potencia. De hecho, la técnica del revés se utiliza más a modo defensivo para no perder el punto.

En cambio, si coges la raqueta con las dos manos, podrás devolver los golpes mucho más fuertes. Por eso tendrás más posibilidades de conseguir el objetivo del revés, que es obligar a tu contrario a desplazarse por la pista. Y así conseguir el punto con mayor facilidad. Aun así, debes tener en cuenta que este golpe también desgasta físicamente a la persona que lo realiza, ya que los músculos de la espalda deben trabajar más de “lo normal”.

Por tanto, en este aspecto es importante la primera fase de cómo ejecutar un buen revés: analiza el juego, y decide cuál es la mejor opción antes de recibir el impacto de la pelota.

reves padel

 

Importante, ¡practícalo bien desde el principio!

Como hemos comentado, el revés en pádel es uno de los golpes más difíciles de aprender en el pádel y requiere mucha práctica. Por eso, si no lo realizas bien desde el primer momento, lo más seguro es que adquieras malos hábitos durante el entrenamiento. Después serán muy difíciles de corregir.

 

Errores más comunes a la hora de realizar el revés en pádel

Los errores más comunes son:

  • Girar demasiado los hombros cuando llega el momento del impacto, o no girarlos absolutamente nada. En ambos casos, lo que se consigue es descontrolar el movimiento, haciendo que dejes de tener el control sobre el golpe.
  • Flexionar la muñeca en exceso cuando se recibe la pelota o no sujetar la raqueta con la suficiente fuerza. En ambos casos, la pelota no tomará la dirección que tú quieras.
  • Si no flexionas las piernas, no tendrás una buena base para iniciar el movimiento de giro de hombros.
  • Sujetar la raqueta por encima o por debajo del pecho, ya que la pelota irá demasiado baja (no pasará la red) o demasiado alta.

Algo que también es necesario, y a veces no caemos en la cuenta de ello, es que observando también se aprende mucho. Por eso te animamos a ver partidos y fijarte en cómo hacen el revés los jugadores que ya tienen experiencia en el mundo del pádel. Después, lo único que podrás hacer es practicar. Porque como todo, cuanto más practiques, ¡mucho mejor! Así que… ¡a reservar pista!